Fase leve

La persona con Alzheimer, durante la fase leve de la enfermedad, es independiente y autónoma para su propio cuidado. Es fundamental que la familia acuda al médico al detectar síntomas propios de las demencias, para así poder tener un diagnóstico precoz. De hecho, uno de los mayores problemas en este primer período es la ausencia del mismo, al atribuir las familias las primeras pérdidas de memoria o los cambios en la personalidad a otros factores, como puede ser la propia vejez, lo que les lleva a evitar acudir al médico.

Para el cuidado durante la fase inicial del Alzheimer, los familiares deben marcarse como principal objetivo que el paciente mantenga el mayor grado de autonomía, para lo que se le debe permitir hacer por sí mismo cuanto le sea posible.

Estas son algunas pautas para los cuidados específicos durante esta fase inicial:

  • Acudir al médico al detectar síntomas propios de las demencias: Es importante contar con un diagnóstico precoz.
  • Vigilar su estado de salud general: Vista, oído, dentadura, movilidad, tensión arterial, azúcar...
  • Potenciar el ejercicio físico, a través de actividades como el paseo diario.
  • Intentar que realice actividades o tareas que estimulen su mente y lo mantengan activo.
  • Proporcionarle una alimentación equilibrada y variada, rica en fibra y proteínas, vigilando además que beba toda el agua necesaria.
  • Orientarlo en el espacio y en el tiempo por medio de calendarios y relojes bien visibles, recordándole el día de la semana y el mes.
  • Intentar mantener rutinas, haciéndole ver cuándo es la hora de comer y dormir, salir a dar un paseo...
  • Comunicarse con el enfermo de forma eficaz, con frases cortas, sin discutir y con paciencia.
  • Contactar con asociaciones: Entidades como AFACO cuentan con programas específicos para personas con deterioro cognitivo leve.
      Imprimir

981 20 58 58 YoTeCuido YoTeCuido App móvil para cuidadores y afectados de Alzheimer