981 20 58 58 YoTeCuido YoTeCuido App móvil para cuidadores y afectados de Alzheimer

Qué es el Alzheimer

El Alzheimer es una demencia de tipo degenerativo estrechamente ligada a la edad, al ser la gran mayoría de los pacientes que la presentan mayores de 65 años. Fue diagnosticada por primera vez por Alöis Alzheimer (del que toma su nombre) en el año 1906.

Tiene como síntomas característicos, además de la pérdida de memoria, dificultades para la orientación, problemas para realización de actividades de la vida diaria y para comunicarse mediante el lenguaje, dificultad para ejecutar determinados movimientos y alteraciones en la percepción.

La enfermedad de Alzheimer es la causa de demencia más frecuente y la supervivencia media de los pacientes que la presentan se sitúa entre los 8 y los 12 años, si bien se han registrado casos de supervivencia superiores a los 20 años.

Hay indicios de que el estilo de vida o la alimentación pueden tener influiencia en la aparición del Alzheimer y en su desarrollo, pero si hay dos factores que pueden considerarse determinantes:

  • Edad: La relación del Alzheimer con la edad es clara ya que mayoría de los casos se registran en edades avanzadas. Puede afirmarse, por tanto, que el Alzheimer, es edad-dependiente.
  • Sexo: Aunque hay casos en ambos sexos, su aparición es más frecuente en las mujeres.

En cuanto al diagnóstico, cabe destacar que, actualmente, no existe una prueba única, que resulte concluyente, para determinar la presencia del Alzheimer en un paciente. Esta circunstancia provoca que el diagnóstico deba realizarse por exclusión de otras posibles enfermedades. Los actuales métodos de diagnóstico tan sólo permiten la absoluta fiabilidad del mismo cuando ya ha transcurrido cierto tiempo desde los primeros síntomas aunque, debido a la importancia de un diagnostico precoz, son numerosas las investigaciones en curso que buscan fórmulas para poder determinar cuanto antes la existencia de esta demencia.

Ante la presencia de síntomas propios del Alzheimer, debe acudirse al neurólogo, pues es éste el profesional más capacitado para elaborar un diagnóstico al respecto.

Entre las pruebas utilizadas para diagnosticar el Alzheimer cabe mencionar:

  • Entrevista del médico con el paciente y con alguien próximo.
  • Analítica de sangre y orina: Permite excluir la posibilidad de que los síntomas estén motivados por un déficit vitamínico y para comprobar la asuencia de diabetes o infecciones.
  • Electroencefalograma: Para registrar las ondas cerebrales, cuya actividad disminuye en caso de Alzheimer.
  • Tomografías: Para obtener imágenes del cerebro en diferentes planos, detectando las lesiones que pudieran existir.
  • Examen del psicólogo clínico: Para evaluar la memoria, la capacidad de aprendizaje y otras funciones.

La evolución de la enfermedad de Alzheimer puede dividirse en tres fases: leve, moderada y severa. Estas fases presentan como síntomas:

Fase leve:

  • Pérdida moderada de la memoria.
  • Dificultad para encontrar las palabras adecuadas para expresarse.
  • Dificultades en relación con el tiempo.
  • Desorientación geográfica.
  • Dificultad para resolver problemas.
  • Depresión.

Fase moderada:

  • Pérdida severa de la memoria.
  • Pérdida de la facultad de expresión hablada.
  • Desorientación en tiempo y lugar.
  • Dificultad con el razonamiento.
  • Cambios de comportamiento y personalidad.

Fase severa:

  • Pérdida severa de la memoria.
  • Palabras inadecuadas.
  • Incapacidad para tomar decisiones o resolver problemas.
  • Postura rígida y doblada.
  • Incontinencia.