AFACO - Asociación Familiares Enfermos de Alzheimer A Coruña

Asóciate

Una historia del mal de Alzheimer

La historia de la psiquiatría es la de la descripción, casi siempre con una prosa clara y cautivadora, de la sintomatología de pacientes concretos. Alois Alzheimer en 1901 decía de Auguste D., una mujer de 51 años: «... pronto mostró progresivos fallos de memoria, no podía encontrar su camino a casa?, estaba desorientada en tiempo y espacio?, de vez en cuando estaba completamente delirante?, con frecuencia gritaba durante las horas..., la regresión mental avanzó gradualmente?, tras cuatro años y medio de enfermedad la paciente falleció.

Al final estaba completamente apática y confinada a la cama, donde adoptaba una posición fetal». Alzheimer examinó su cerebro; había «densos haces de fibrillas que gradualmente avanzaban hacia la superficie de la célula?, podían ser teñidas con tinciones diferentes de las neurofibrillas normales, parece que la transformación de las fibrillas coincide con el almacenamiento de un producto patológico». No estaba descaminado, hoy sabemos que se almacena una proteína.

El gran nosólogo Emile Kraepelin, en la edición de 1910 de su libro de texto de «Psiquiatría», incluyó la enfermedad de Alzheimer con ese nombre o demencia presenil. Y así se consideraba durante mi período de formación como internista, un diagnóstico que se reservaba para las demencias que afectaban a las personas de 45 a 65 años. A partir de esa edad se denominaba demencia senil o arteriosclerótica. Entonces, a pesar de su probada inutilidad, se recetaban medicamentos que pretendían mejorar el riego cerebral. Muchos recordarán la Hydergina. No era raro que si proponías suspenderla, te dijeran: «Ay, doctor, quíteme lo que quiera, pero las gotas para el riego no, que las necesito».

Una muestra más de la importancia que tiene el placebo: esas personas creían firmemente que les hacía mucho bien. En 1980, mientras pasaba una temporada en un hospital de EE UU, me sorprendió la cantidad de diagnósticos de Alzheimer que allí se hacían. Me pregunté si era un problema de preferencia diagnóstica como había observado también para la bronquitis crónica, que allí se denominaba enfisema. Pero no era así, respondía a un consenso de 1977, que había llegado a la conclusión de que el Alzheimer afectaba también a personas mayores y que pocas demencias tenían un origen vascular. Pronto también en España se impuso este diagnóstico. Al nombrarlo se hizo más visible un problema que se acrecentaba a buen paso con el envejecimiento de la población. Se empezó a denominar la epidemia del siglo XXI, compitiendo con tantas otras: el sedentarismo, la obesidad, la diabetes, el estrés?

Hosting por dinahosting.

Nosos centros

Sede social Centro terapéutico Centro de día

©2017 AFACO - Aviso legal - Créditos
Parque San Diego, s/n, Centro Cívico - Baixo, 15006 A Coruña; Teléfono: 981 20 58 58 extensión 1001
Rúa / Petunias, 33 B, 15008 A Coruña; Teléfono: 981 20 58 58 extensión 2001
Rúa Salvador de Madariaga nº 87 en A Coruña; Teléfono: 981 20 58 58 extensión 3001
ENTIDADE DECLARADA DE UTILIDADE PÚBLICA POLO MINISTERIO DO INTERIOR
Homologado pola Consellaría de Traballo para a impartición de especialidades formativas.

Certificación obtida para : Centro de día c/ Petunias e Centro Terapéutico c/ Salvador de Madariaga.
Certificación de calidad ISO-9001:2008
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenidos relacionados con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí. Aceptar